En esta sección iremos dando algunas pautas para poco a poco ir entendiendo el proceso fotográfico y los distintos parámetros que actúan sobre el mismo.
Desde los comienzo de la era digital en lo referente a la fotografía hasta el presente se han ido perdiendo por el camino algunos conceptos básicos a la hora de componer y realizar la toma fotográfica. Los programas de edición, cada vez más potentes, con más herramientas, y cada día más fáciles de utilizar por el público en general han hecho perder importancia a estos conceptos.
El mismo hecho de no hacer las fotografías con una cámara de fotos, sino con avanzados teléfonos móviles, tablets, ipad y demás artilugios tecnológicos llevan, en sí mismo, la consecuencia de desconocer el cómo se produce la fotografía en sí, y los diferentes elementos que actúan sobre el resultado de una toma.

Obviamente, y como todos sabemos, el elemento más importante a la hora de tomar una fotografía es la luz, y más concretamente la luz necesaria y suficiente para que nuestra fotografía salga correctamente expuesta.

Para explicar este concepto siempre he puesto un ejemplo muy fácil de entender: Imaginad que queremos llenar una botella de 1 litro poniéndola debajo de un grifo: si abrimos poco el grifo necesitaremos un tiempo determinado para llenar la botella; si por el contrario abrimos más el grifo necesitaremos menos tiempo para llenar la misma botella; pero al final tendremos un litro de agua.

En fotografía estos dos parámetros, abertura del grifo y tiempo, serían la abertura del diafragma y el tiempo que éste permanece abierto.

Una vez que sepamos la cantidad de luz necesaria y suficiente que necesita nuestra fotografía podemos conseguirla con una apertura más grande del diafragma y menos tiempo de obturación, o cerrando el diafragma y haciendo que permanezca más tiempo abierto: al final la cantidad de luz que llega al sensor de la cámara (antes a la emulsión sensible de los negativos de carrete), será la misma.

- Las diferentes aberturas del diafragma se designan con la letra f: seguida de un número:

                   f:1,8 - f:2,8 - f:4 - f:5,6 - f:8 - f:11 - f:16 - f:22

Tened en cuenta que a menor número corresponde una abertura más grande; a medida que el número es mayor la abertura es más pequeña. Los pasos o stop de un número al siguiente implica una abertura el doble de grande: f:4 dejaría pasar el doble de luz que f:5,6

En cuanto al tiempo de exposición puede durar desde 1/4000 segundos hasta minutos... dependiendo de las características técnicas de la cámara. Como estos comentarios son para adquirir unos conocimientos básicos pero muy importantes para entender el proceso de la toma de una fotografía imaginaremos una máquina fotográfica que pudiera realizar disparos a una velocidad desde 1/1000 (una milésima de segundo), hasta 1 segundo.

- La escala sería 1/1000 - 1/500 - 1/250 - 1/125 - 1/60 - 1/30 - 1/15 - 1/8 - 1/4 - 1/2 - 1

1 segundo sería el doble de tiempo abierto el diafragma que 1/2 (medio segundo), que a su vez sería el doble de tiempo que 1/4 (un cuarto de segundo)... y así sucesivamente.

Conociendo ya el concepto de estos dos parámetros (abertura del diafragma y tiempo de obturación), vamos a poner un ejemplo:

Imaginemos que para exponer bien una toma fotográfica necesitáramos una abertura del diafragma f:8 y una velocidad de obturación de 1/125; entonces, nuestra fotografía también estaría correctamente expuesta con una combinación f:11 - 1/60 (hemos cerrado la abertura a la mitad aumentando al doble el tiempo de exposición).

Publicado: 4 de Julio de 2014 a las 11:51